lunes, 12 de agosto de 2013

LOTA





















































































































Lota era una pequeña aldea hasta que en 1852 Matías Cousiño comenzó a explotar las minas de carbón. Desde entonces la ciudad creció a la sombra de la mansión y la iglesia construida por la familia del industrial. El camino que lleva al palacio, destruido en el terremoto del sesenta, está flanqueado sucesivamente por los barracones para obreros y empleados de la mina y conduce a una enorme reja, de allí parte el jardín que rodeaba la casa desaparecida. Este lugar se encuentra sobre un espolón de tierra que se adentra hacia el mar y permite dominar la vista sobre los piques, el puerto y la parte baja del pueblo. Lota, perfecta y terrible ciudad industrial, tiene grabada en su fisonomía la historia trágica del progreso. Cuando la mina de ENACAR cerró en 1997 tan solo quedaron las inmensas estructuras de acero y hormigón como testigos mudos de la anterior actividad de la ciudad. Poco a poco, el campo fue cerrándose a su alrededor. En un tiempo sorprendentemente corto todo ha quedado reducido a ruina. Los temporales del Pacífico, los robos continuos y los terremotos han logrado borrar de modo muy eficaz la mayor parte de las estructuras. Sin embargo, bajo líquenes y caracoles, todavía se encuentran los carriles de las vagonetas, los inmensos sótanos de almacenaje de mineral, los pozos que conducen a la oscuridad del carbón.

2 comentarios:

  1. La foto del extraño pasadizo bajo maderos, que se pierde a lo lejos (la antepenúltima), me obsesiona. Cada vez que la abrom trato de meterme dentro para ver que hay allá al fondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lile. Me alegra mucho que te guste. El espacio es espectacular. Sin embargo, a pesar de lo que parece, la estructura es de hormigón armado. Se trata de una carbonera que tenía una gran campa en su cubierta. El carbón se echaba desde ahí. a través de trampillas, a unas vagonetas que iban sobre raíles y que permitían trasladar el mineral hasta el muelle de carga para que se exportara en barcos.

      Eliminar